¿Qué preocupa al consumidor de placas solares?

Hace unas semanas hablábamos de los incentivos promovidos por la Administración Pública y la inversión del sector privado, hoy, vamos a ver cómo afectan tanto estas medidas como otros factores a la integración del autoconsumo solar.

Con la entrada de las nuevas tarifas de la luz, las energías verdes, en concreto la fotovoltaica y la eólica, han ganado notoriedad gracias a ser una alternativa barata, esto, junto a la creciente popularidad del sector, donde destaca la fotovoltaica para autoconsumo, ha propiciado su crecimiento. Si bien, en 2007 esta tecnología ganó fama, ha sido en 2018 cuando ha crecido exponencialmente, coincidiendo con la eliminación del impuesto al sol.

Como podemos ver, todos estos factores influyen en la decisión del consumidor, incluso en la propia consideración de esta alternativa a la energía tradicional, es por ello que hoy día debemos tanto empresas como instituciones ponernos en su piel para facilitar el uso de estos servicios. Entre otras, las principales barreras que encontramos son:

Falta de legislación

En este momento nos encontramos con mayor legislación sobre esta tecnología, entre otras, tenemos la Directiva Europea de Renovables, el Real Decreto 413/2014, Ley del Sector Eléctrico y el Real Decreto-Ley 9/2013, de 12 de julio, en ellos se adaptan medidas para garantizar la estabilidad financiera del sistema eléctrico y  se regula la producción de energía eléctrica procedente de fuentes renovables, cogeneración y residuos. En abril de 2019 se introdujo el Real Decreto 244/2019, el cual fomenta la instalación de autoconsumo y posibilita diversas modalidades del mismo.

Estigmatización social:

En este caso nos encontramos con que la falta de conciencia social, junto a prejuicios y falta de incentivos, ha sido una de las principales causas por la que este sector ha tenido un crecimiento y aceptación tardío. Sobre todo en comparación con el resto de Europa, no obstante, hoy día encontramos tendencias más verdes y sostenibles, tanto por parte de los consumidores como por parte de las empresas.

Burocracia:

Uno de los factores clave a la hora de realizar instalaciones solares es la solicitud de permisos, inspecciones y autorizaciones que esto supone, entre otros, encontramos el ICIO y tasa urbanística, inspección inicial y periódicas, contrato de acceso para la instalación de autoconsumo, etc. Si bien, hay municipios que incentivan estas instalaciones, como puede ser con reducciones del IBI, otros municipios siguen con trámites tediosos que merman el proceso de implementación.

Inversión inicial:

Sin embargo, acorde a un estudio con una muestra de 2000 personas, el 63% de los encuestados afirma que la principal barrera para invertir en autoconsumo es la inversión inicial, no obstante, nos encontramos con que cada vez hay más empresas que ofrecen métodos distintos de financiación. Además, es incentivo para los consumidores cuando se estima que la amortización de esta inversión es de 7 años.

Todos estos factores son claves a la hora de plantearse instalar paneles solares en nuestras viviendas, no obstante, tanto las instituciones públicas como el propio sector privado se encarga de promover la implementación de esta tecnología, como dijimos, a través de subvenciones, cambios legislativos y otros incentivos. A pesar de todo esto, 2020 fue un año histórico donde, según la UNEF (Unión Española Fotovoltaica), el autoconsumo aumentó un 30% ante una situación de inestabilidad como es la crisis sanitaria del Covid-19.

2021-08-31T11:11:29+01:00